el síndrome Kundalini

kundalini540

 

Un tipo especial de urgencia espiritual que, durante miles de años, sólo ha sido conocido por los practicantes de una forma misteriosa y secreta de yoga pero que, en la última década, ha comenzado a ser también conocida por los psicólogos y psiquiatras occidentales, es el síndrome kundalini, un conjunto de perturbaciones psíquicas y somáticas que fácilmente pueden ser confundidas con la enfermedad física o mental. Las enseñanzas arcanas del kundalini yoga se hallan tan alejadas de los modelos de realidad occidentales que el mejor modo de explicarlas es recurriendo a los conceptos hindúes originales.

Prana, la fuerza vital fundamental, impregna la totalidad de la creación. Ciertos yoguis consideran que se trata de una forma sutil de energía relacionada con la respiración, aunque otros afirman que esta fuerza carece de toda connotación física. Según se dice, esta energía vitaliza el cuerpo a través de los canales sutiles, llamados nadis, que los chinos representan como los meridianos de acupuntura. Los nadis surgen de tres canales principales que discurren paralelos a la espina dorsal y conectan los aspectos físicos de los siete chakras (ver vídeos adjuntos).

En la base de estos tres canales, en el primer chakra, descansa el poder espiritual latente de kundalini, representado simbólicamente en los antiguos textos como una serpiente dormida enroscada tres veces y media sobre sí. Al igual que la libido freudiana, kundalini está estrechamente ligada a la sexualidad y debe ser reorientada hacia objetivos más elevados. Según afirma la tradición, cuando la serpiente despierta, asciende a través de la espina, activando a su paso todos los chakras y proporcionando la energía evolutiva necesaria para alcanzar una conciencia superior.

Según la teoría del yoga, la práctica de ciertas técnicas respiratorias desbloquea los tres canales espirales y activa esta fuerza latente que asciende a lo largo del eje central del cuerpo hacia alcanzar la coronilla. En la medida en que va ascendiendo, kundalini se detiene en cada chakra, donde puede bloquearse y provocar una serie de efectos físicos y psicológicos espectaculares llamados kriyas. Y, cuando alcanza su destino en el chakra de la coronilla, da lugar a un estado místico de consCiencia divina. En cierto modo, la concepción hindú de kundalini se corresponde a la imagen cristiana del Espíritu Santo que, cuando se manifiesta, lo hace en forma de una lengua de fuego en lo alto de la cabeza. La imagen de kundalini también aparece en el caduceo, un antiguo símbolo de la medicina y las artes curativas, que representa a dos serpientes que se enroscan siete veces en torno a un bastón vertical.

kundalini

Los intrincados textos del tantra hindú hablan de técnicas que permiten despertar a kundalini de un modo controlado, advirtiendo de los peligros que conlleva despertar esta energía sin contar con al ayuda de un gurú o de un adepto adiestrado que domine el modo de canalizarla adecuadamente. Estas antiguas enseñanzas hablan de los grandes trastornos físicos y mentales que conlleva el despertar prematuro de kundalini, aunque no dejan de señalar que “el poder serpentino” es un generoso dispensador de dones espirituales, una fuerza capaz de curar el cuerpo y la mente y una guía para la evolución de la consciencia ascendente a través de los chakras.

El psiquiatra de San Francisco Lee Sanella se ha dedicado durnte años a acumular historiales de personas cuyos inexplicables síntomas físicos y mentales se corresponden con las antiguas descripciones del despertar de kundalini. Muchas de estas personas recibieron una amplia variedad de diagnósticos -que iban desde la esquizofrenia hasta el delirio y la esclerosis mútiple- algo que no resulta sorprendente puesto que los efectos de esta potente fuerza psíquica asumen mutitud de aspectos. De todos modos, constituye una condición esencialmente benigna que, en el caso de no verse abordada prematuramente y ser adecuadamente tratada, puede provocar un rápido desarrollo de la personalidad y una expansión de la consciencia.

La mayor parte de los casos de síndrome kundalini documentados por Sanella tenía que ver con personas que se hallaban en los primeros estadios de su práctica tenían que ver con personas que se hallaban en los primeros estadios de su práctica espiritual yóguica o meditativa. La mayoría nunca habían oído hablar de kundalini y temían estar enfermos física o mentalmente. Aunque las manifestaciones de kundalini son muy variadas presentan, no obstante, la suficiente uniformidad como para concluir que no se trata de una experiencia ilusoria sino que se atiene a una pauta predecible. Dado que la experiencia puede perdurar desde algunos días a varios años, el individuo puede entrar y salir en diferentes EAC, que van de la confusión ansiosa a la hiperlucidez. Este proceso de transformación da lugar a experiencias que son demasiado extraordinarias como para ser consideradas “normales”, pero no resultan tan disociativas para el yo como la psicosis. Por consiguiente, podríamos considerar el síndrome kundalini como el paradigma de la urgencia espiritual, como el despliegue de una parte del potencial humano que, aunque pueda ser provisionalmente problemático resulta, en última instancia, deseable.

snake-kundalini

Los primeros signos del despertar de kundalini empiezan en forma de quemazón en el dedo gordo del pie o en los pies. Luego esta sensación se desplaza a la pelvis y a la parte inferior de la espalda, donde puede ocasionar un intenso dolor o una inexplicable excitación sexual. A partir de entonces aparecen poderosas sensaciones de calor y de energía que ascienden por la columna, acompañadas de espasmos, temblores, contorsiones, cambios respiratorios inusitados o violentas sacudidas. Hay quienes afirman que las transformaciones prosiguen luego por la parte delantera del cuerpo y llegan al abdomen. La persona que experimenta esta exquisita agonía se siente obligada a reír, gritar o emitir sonidos guturales para liberar la incesante presión. O también puede asumir posturas clásicas de hatha yoga -aun cuando antes no las conociera- para eliminar su malestar.

Cuando kundalini alcanza la cabeza suele tener lugar una explosión de luz que desborda la capacidad visual y que normalmente se despliega en vistosas pautas geométricas y visiones complejas de figuras, deidades o demonios arquetípicos. Los fenómenos visuales suelen ir acompañados de una gran variedad de sonidos (zumbidos, murmullos, tamborileos, estallidos o incluso voces). En un auténtico síndrome kundalini, estos sonidos nunca incluyen voces persecutorias de orden inferior, aunque hay quienes experimentan voces de orden superior aconsejando la forma de superar los bloqueos. Pero estas voces emanan del interior del yo y no son percibidas como entidades externas.

A pesar de su naturaleza benigna, la experiencia kundalini puede llegar a ser muy desagradable. En su juventud, el místico hindú Gopi Krishna, que llevaba practicando durante mucho tiempo meditación sin la supervisión de un maestro, experimentó -en ausencia de toda situación vital estresante- una serie de molestos síntomas que culminaron en un torrente de luz líquida penetrando en su consciencia con el estruendo de una cascada. El mismo Gopi Khrisna describió su experiencia gráficamente del siguiente modo:

En el mismo momento en que mi cabeza rozaba la almohada, una gran lengua de fuego ascendía por mi espina dorsal hasta llegar al interior de mi cabeza. Parecía como si, en la oscuridad, la corriente de luz viva que ascendía a través de la columna hasta el cráneo aumentara su velocidad e intensidad. Cuando cerraba los ojos veía un extraño círculo de luz, en el que las corrientes luminosas giraban y se arremolinaban moviéndose rápidamente de un lado a otro. El espectáculo resultaba fascinante y sobrecogedor y me llenaba de un terror sobrenatural que, en ocasiones, llegaba a congelar la misma médula de mis huesos.

Estas experiencias iban seguidas de meses de depresión, insomnio, pérdida de apetito y oleadas de terror inexplicable durante las cuales la fortaleza del sujeto disminuía. En ocasiones Gopi Khrisna advertía a oscuras un resplandor rojo que se concentraba en su columna e iba seguido de un dolor tan intenso que llegaba a provocarle náuseas. Estaba seguro de que había cometido un pecado imperdonable y de que se hallaba a punto de morir.

Afortunadamente, encontró a un eminente maestro yogui que reconoció y legitimó lo que le estaba sucediendo. Bajo su supervisión, acortó sus períodos de meditación y modificó su dieta para que la energía pudiera fluir más adecuadamente. A partir de entonces, sus angustiosos síntomas fueron dsevaneciéndose y comenzó a tener experiencias beatíficas que terminaron llevándole a abrir los chakras superiores y finalmente pudo regresar a la sociedad como maestro espiritual.

Aunque los diversos autores que han descrito el síndrome kundalini disientan en los detalles, todos ellos, sin embargo, coinciden unánimemente en considerar que los síntomas se originan en los bloqueos físicos o mentales con los que tropieza el movimiento ascendente de la energía kundalini. En este sentido, las diferentes manifestaciones sintomáticas dependen de los chakras concretos que se hallen bloqueados. Y, cuando los bloqueos son superados, el progreso a través de los chakras tiene lugar más rápidamente que durante el desarrollo normal.

John E. Nelson

Anuncios

2 pensamientos en “el síndrome Kundalini

  1. ¿Por qué les sucede a unas personas y a otras no?, ¿por qué sucede ,también, de forma involuntaria? ¿Por qué, aunque despues de ese tipo de experiencia la vida se experimenta muy intensamente, también convierte a las personas en un poco inadaptadas socialmente?

  2. Mi opinión es que algunas personas ya tienen los canales preparados para el ascenso del fuego serpentino aunque no han abierto convenientemente todas las puertas que es necesario abrir para poder asimilar de forma temperada toda la energía que está canalizándose. En teoría, estas personas deberían tenerlo más fácil pero la realidad es que sus rápidos adelantos les hace confiarse demasiado en ellos mismos, creen que han conseguido la iluminación y que están ascendidos. Pero realmente no es así y entonces surgen los problemas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s